Consideraciones previas.

Encerar y sellar nuestro coche es la mejor manera de proteger la pintura y que brille por mucho tiempo. Como hemos visto anteriormente, existen muchos factores y elementos, como la radiación ultravioleta, lavados incorrectos, lluvia ácida, los contaminantes o los excrementos de pájaro que pueden deteriorar y envejecer el aspecto la pintura de nuestro coche.

Todos estos elementos se cuelan entre las grietas y poros microscópicos, y potenciados por la acción de la lluvia y la radiación ultravioleta pueden dañar la pintura en mayor profundidad.

Por lo tanto siempre es aconsejable aplicar una capa de protección que proteja nuestro acabado de los elementos externos y que también contribuirá a dar una capa extra de brillo. Ademas esta capa impedirá que estos elementos se asienten sobre la superficie y resultará mucho mas fácil y efectiva su limpieza futura.

Una pregunta muy habitual del poco entendido es: ¿qué cera he de usar para quitar estos arañazos? . La respuesta es simple. La cera no sirve para quitar arañazos.

 

Tipos de cera.

Principalmente podemos diferenciar dos tipos de cera: natural y sintética.

La cera natural proviene principalmente de la carnauba brasileña. Este tipo de cera proviene de un árbol específico que crece en los bosques húmedos y calurosos del norte de Brasil. El árbol produce esta cera en sus hojas para protegerlas del sol y la humedad. La carnauba brasileña es la más dura y transparente producida por la naturaleza, demás de ofrecer la mas alta resistencia a derretirse por el calor. Este tipo de cera se usa principalmente para potenciar la profundidad del color, y por lo tanto el "wet look".

La cera sintética o sellador, esta compuesta por polímeros, resinas acrílicas, y una multitud de componentes químicos. Su principal característica es la mayor resistencia y durabilidad ya que crea enlaces químicos con la pintura, cerrando los poros y evitando así el asentamiento de impurezas. Dentro de la ceras sintéticas se encuentrar los nuevos selladores con nanotecnología y los coatings que aportan una mayor varidad de posibilidades.

 

Elección de la cera adecuada.

La elección de la cera que mas nos conviene no es sencilla debido a la gran variedad existente en el mercado aunque finalmente, puede centrarse en una mera cuestión de gusto o prioridades.

En general, las ceras naturales resultan mas vistosas para colores oscuros potenciando la profundidad del color y el brillo y creando un efecto espejo o aspecto húmedo. En su contra, tienen una menor durabilidad.

Las ceras sintéticas (sellantes) tienen una mayor durabilidad y suelen estar mas recomendadas para colores claros. También son ligeramente más sencillas de aplicar y algunas pueden incluir propiedades de limpieza química de la pintura.

Igualmente existe la posibilidad de usar una combinación de ambas, usando una cera sintética como base y una natural como toque final, lo cual nos ofrece la posibilidad de disfrutar de las ventajas de ambas: durabilidad y brillo.  Cabe mencionar que se pueden comercializar de manera solida, liquida o en crema.

Los coatings son la forma de protección más de mayor duración y dureza que podemos aplicar sobre nuestra pintura. Normalmente son compuestos basados en el cuarzo (SiO2) de gran integridad estructural y que cristalizan en mayor o menor medida sobre la pintura. Aportan brillo y profundidad al acabado. Tiene cierta resistencia a los arañazos provocados por los lavados. Como ventajas respecto a ceras y selladores, podemos afirmar que sus prestaciones son superiores. Como desventaja está que la preparación es mucho más delicada y laboriosa. Además el coste del producto es mucho mayor. Respecto al acabado, ya es una cuestión de gustos, pero la calidez y efecto mojado de una buena cera natural de carnauba es insuperable según los gurús del detailing. Ya cada persona decide lo que más le interesa.

Materiales y accesorios:

 

Aplicación

El método de aplicación puede variar de una marca a otra pero en general los pasos son muy similares. Para ello necesitaremos un aplicador de poliespuma o microfibras y algunas MF adicionales para retirarla.

El proceso es realmente sencillo:

Como siempre partiremos de una pintura limpia y seca, y en este caso es imprescindible realizarlo a la sombra ya que de lo contrario puede resultar imposible retirar la cera una vez seca.

  1. Aplicar la cera. Frotar ligeramente un aplicador en la cera y extender una finísima capa del producto por la superficie. La cantidad a utilizar es mínima, un par de gotas para las liquidas, y apenas untar una pequeñísima cantidad para el caso de las solidas.
    Es importante usar la menor cantidad y extenderla lo mas posible, usar mayor cantidad de producto solo sirve para complicar el posterior proceso de retirado o simplemente malgastarlo.
    Iremos aplicando la cera por piezas (capo, techo, aletas...) o bien si el tiempo de secado es muy corto por sectores de cada pieza, con movimientos circulares y sin aplicar presión, lo cual deja un fino velo mate.
  2. Esperar a que seque. Existe un tiempo de secado que puede variar desde unos segundos a decenas de minutos dependiendo del tipo de cera, por lo que deberemos seguir las indicaciones del fabricante. En general, habrá que empezar a retirar cuando se observe una pequeña capa blanquecina encima de la pintura.
  3. Retirar. Una vez seca, retirar con una toalla de MF ejerciendo la mínima presión posible. Con esto retiraremos el sobrante dejando expuesto un brillo renovado.
 
 
 

Es posible aplicar mas de una capa de cera dejando en todo caso entre la aplicación de distintas capas un tiempo de curado, que generalmente es de 24 H.

Tambien es necesario usar un aplicador distinto para cada producto si se van a realizar ambos pasos.

Como hemos mencionado anteriormente, la duración de esta capa de protección varia dependiendo del tipo de cera de entre 2-3 meses de las ceras naturales a los 6-8 meses de las sinteticas y 12-18 meses en los coatings. En todo caso este tiempo puede variar dependiendo de las condiciones atmosféricas, de si se aparca a la intemperie o garaje y de los elementos a los que se encuentre expuesto. Cabe recordar que quizás todos los fabricantes son demasiado optimistas respecto a la duración de sus productos o bien es que ofrecen datos bajo unas condiciones  ambientales idílicas. Muchos presumen de la más alta durabilidad y brillo. Es marketing.

La cantidad de producto necesaria para realizar un encerado completo de un coche de tamaño medio es mínima. Un solo envase puede proporcionarnos 30 encerados a un coche medio, y por lo tanto durarnos varios años teniendo el coche perfectamente protegido durante todo este tiempo. Encerar es mucho más fácil y económico de lo que puede parecer.

 La forma de aplicación de los coatings es ligeramente más dificil que una cera. Requiere básicamente una limpieza profunda de la pintura, un descontaminado, incluso recomendándose pulir la pintura, aunque este último punto no es estrictamente necesario. Después habrá que seguir de forma estricta las intrucciones de cada fabricante. Es importante una correcta aplicación del producto porque una vez curado, sólo un polish de corte es capaz de eliminar una capa de coating.